Lemmy Kilmister, el dios del rock

Lemmy Kilmister, el dios del rock

A finales del año pasado, el lunes 28 de diciembre, 4 días después de su cumpleaños, falleció uno de los más grandes exponentes de la música rock, Lemmy Kilmister, quien después de décadas de excesos y buena música cayó presa del cáncer que solo dos días antes le habían diagnosticado. Personaje emblemático de este género, bajista, vocalista y fundador de la legendaria banda Motörhead, y sin lugar a dudas, una de las pocas personas de ese mundo que, tanto fuera del escenario como tocando en vivo, era la perfecta representación de lo que significa el rock ‘n’ roll.

Eso también manifestaron sus conocidos, que durante su funeral, transmitido en vivo desde la página Youtube, contaron historias y anécdotas que mostraban a Lemmy como la personificación del rock. Un individuo que no dudó en vivir bajo sus propios términos, siempre en la carretera con su banda, o en un estudio grabando un nuevo disco, entre alcohol, drogas y muchas mujeres con tantísimo porno casero. No tenía la necesidad de fingir, de ponerse una careta como otros tantos artistas.

Ian Fraser Kilmister, como fue nombrado de nacimiento, fue una persona que llevó la música en sus venas. Dejando huellas en distintas bandas a través de la historia, o compartiendo momentos claves de la música con personajes de la talla de Jimi Hendrix; del cual fue su “roadie”, el encargado de llevar y sintonizar los equipos.

Durante los años sesenta estuvo en bandas como The Rockin’ Vickers, grupo inglés de rock y blues en donde tocó la guitarra de 1965 a 1967. Luego formaría parte de Sam Gopal, banda británica de rock psicodélico, con quienes grabó el único álbum que sacaron, “Escalator” de 1969, que contiene tres canciones escritas por Lemmy.

Sin embargo, la primera banda importante en la cual participaría fue Hawkwind, también de origen inglés, y exponentes de una variante del rock denominada “rock espacial”, el cual nació de la influencia del rock psicodélico y el progresivo. Es aquí donde Lemmy escribiría una de las canciones más importantes de su carrera, “Motorhead”, que apareció en el álbum de 1975 de la banda: “Warrior on the Edge of Time”.

Luego de varios problemas que crearon conflictos con los otros miembros del grupo, Lemmy abandona Hawkwind. Es en este momento que forma la banda llamada “Bastard”, pero que después de recomendaciones referidas a lo difícil que sería promocionar a un grupo con ese nombre, cambiaría a llamarse Motörhead. Banda donde él ejercería el papel de líder, siendo bajista y vocalista, en una formación que la mayor parte de su carrera estaría compuesta por tres integrantes.

Con 22 álbumes de estudio, muchas colaboraciones y otros tipos tipo de grabaciones, tours y conciertos en vivo; por más de 40 años Motörhead produjo rock ‘n’ roll. Entregando en cada oportunidad energía y velocidad trepidante con una batería influenciada por el punk, un sonido particular que caracterizaba al bajo, y la voz rasposa y blusera de su vocalista.

El legado de Lemmy Kilmister está hecho de rock puro, el cual profesó con su propia vida, no tuvo religiones ni fanatismos adoctrinados, solo la música que seguramente trascenderá a lo largo del tiempo. Pues fue, es y será el dios del rock ‘n’ roll.