El movimiento punk y la evolución del punk rock

El movimiento punk y la evolución del punk rock

El movimiento punk consta de una contracultura; expresión acuñada por Theodore Roszak, que se define como la serie de valores y tendencias que se encuentran en constante oposición de lo establecido por una determinada sociedad. Es obvio que sea una parte esencial de la música punk rock, y también de la vida de sus aficionados.

Usualmente, está vinculado a los marginados por las convenciones sociales y la cultura popular, con prácticas que incluyen un conjunto de códigos enlazados al comportamiento, el lenguaje, la vestimenta y a varias temáticas que se han convertido en distintivas. El medio de expresión más importante que tiene esta comunidad son los conciertos de punk, aunque también están las revistas publicadas por sus fanáticos.

La historia del punk comienza a mediados de los años setenta, cuando en los países de Estados Unidos, Inglaterra y Australia, aparecen exponentes de sub-géneros musicales que se caracterizaban por su ritmo transgresor e incluso violento, donde asistían miles de mujeres hermosas para divertirse; un ejemplo es el garaje rock. Es así, que bandas como The Stooges y New York Dolls ganan gran popularidad con la juventud de la época, gracias a una música que se basaba en arreglos sencillos y un sonido más fuerte que lo acostumbrado.

En un inicio, este género musical estuvo fuertemente definido por aspectos estéticos, llegando a considerarse una moda generacional durante esa década. No obstante, luego se convirtió en un movimiento que incluyó matices filosóficos, por lo que pasó a transformarse en un tipo de cultura. De esa manera, se consolida entorno a una sociedad conservadora que estaba saturada de estereotipos. Las principales bandas de esta etapa son Ramones, Sex Pistols, The Clash, The Damned y Dead Boys.

A la par de la crisis económica que estaban sufriendo Estados Unidos y Gran Bretaña, es que el punk adopta nuevas ideologías de corte político, y corrientes críticas que lo convirtieron en un movimiento visualmente más agresivo, como se conoce actualmente. Cabe mencionar la frecuente afinidad que sus fanáticos manifiestan en relación a los discursos anarquistas, haciendo del reconocido símbolo de la “A” uno de sus emblemas más famosos.

Tal como el rock, nuevos subgéneros serían derivados del punk tradicional, y a finales de los 70’s aparecen grupos con un estilo extremadamente rápido y fuerte, que pasaría a llamarse “hardcore punk“. Algunas de las bandas más importantes de este periodo son Discharge, Bad Brains, G.B.H., entre otras. Su carácter crítico característico, y las líricas que muchas tocaban temas políticos, se fueron acentuando con el tiempo, hasta convertirse en un rasgo inseparable que aún se puede percibir hoy en día.

Con su velocidad adictiva siempre presente, el eco del punk rock se ha mantenido vigente por casi cincuenta años. A lo largo de los años ochenta, su presencia se vio prolongada en los países occidentales gracias al intercambio cultural de tipo “underground”, el cual existe y funciona de manera independiente, al margen de la industria musical y el espectáculo; que recibe el nombre de “mainstream”. Finalmente, a inicios de los 90’s reaparece con gran éxito comercial en radios y canales especializados.